La fisioterapia (del griego φυσις physis, ‘naturaleza’, y θεραπεία therapéia, ‘tratamiento’), también conocida como terapia física, es una disciplina de la salud que ofrece una alternativa terapéutica no farmacológica para diagnosticar, prevenir y tratar síntomas de múltiples dolencias, tanto agudas como crónicas, por medio del ejercicio terapéutico, calor, frío, luz, agua, técnicas manuales entre ellas la electricidad.

El fisioterapeuta es un profesional sanitario con formación universitaria (Título de Grado en Fisioterapia, 4 años), estudios terapéuticos y competencias sanitarias.

La fisioterapia tiene como objetivo facilitar el desarrollo, mantenimiento y recuperación de la máxima funcionalidad y movilidad del individuo, bucando el desarrollo adecuado de las funciones que producen los sistemas del cuerpo, donde su buen o mal funcionamiento repercute en la cinética o movimiento corporal humano.

Interviene, científicamente, cuando al producirse riesgo de perder, o alterar de forma temporal o permanente, el adecuado movimiento, y con ello las funciones físicas, además de jugar un papel fundamental en  la prevención para el óptimo estado general de salud.

En conclusión, la fisioterapia, más que un conjunto de procedimientos, es una ciencia que, partiendo de un conocimiento profundo del ser humano, trata a las personas en su globalidad bio-psico-social.

Osteopatía

La osteopatía es un tipo de medicina alternativa que enfatiza el masaje y otras manipulaciones físicas del tejido muscular y los huesos. Su nombre deriva del griego antiguo «hueso» (ὀστέον) y «sensible a» o «que responde a» (-πάθεια).​ Andrew Taylor Still, un médico estadounidense, fundó la osteopatía en 1874

El tratamiento osteopático consiste en tratar las disfunciones, la hipermovilidad o hipomovilidad que se puedan encontrar en la columna vertebral, las articulaciones, el sistema nervioso, el sistema muscular, las vísceras, el cráneo. Busca recuperar el equilibrio corporal perdido, reactivando sus mecanismos de autocuración con diversas técnicas terapéuticas: manipulaciones articulares, técnicas de energía muscular, de movilización, de estiramiento, HVLT, funcionales, entre muchas otras. El tratamiento depende de una evaluación corporal completa, del tipo de lesión y del paciente. Ningún tratamiento es igual a otro y se debe seguir siempre un enfoque personal único.

La osteopatía se basa en la creencia de que todos los sistemas del cuerpo trabajan conjuntamente, están relacionados, y por tanto los trastornos en un sistema pueden afectar el funcionamiento de los otros. Es por tanto una práctica de tipo holístico. El tratamiento, que se denomina manipulación osteopática, consiste en un sistema de técnicas prácticas orientadas a aliviar el dolor, restaurar funciones y promover la salud y el bienestar.

Terapia Miofascial

La liberación miofascial es una técnica utilizada para tratar las difunciones del sistema miofascial. Estas disfunciones pueden causar dolor y falta de movilidad.

Es una forma de terapia común de la medicina alternativa presente en muchas escuelas de tratamiento manual como la osteopatia, la integración estructural, masaje de tejidos profundos y las cadenas musculares.

La fascia es un tejido conectivo duro, elástico y delgado, que envuelve la mayoría de las estructuras dentro del cuerpo humano, incluyendo los músculos. La fascia apoya y protege las estructuras musculares. Las restricciones de tejido blando se les conoce por muchos nombres: adherencias, fibrosis, restricción, disfunción. Se las suele denominar restricciones porque restringen el movimiento de las estructuras en las que se encuentra y a menudo causan dolor. Una restricción miofascial en un músculo causará que la contracción de este sea más débil y haya un menor rango de movimiento (dependiendo de tamaño y localización)

Punción seca

La Punción Seca es una técnica semi-invasiva que utiliza agujas de acupuntura para el tratamiento del síndrome de dolor miofascial, síndrome producido por los puntos de gatillo.

Los puntos de gatillo son zonas débiles del músculo y muy sensible a la palpación. Se originan cuando varias sarcómeras (regiones de la fibra muscular donde se produce la contracción) se quedan permanentemente contraídas; lo que disminuye el flujo sanguíneo y no permite la correcta nutrición ni la correcta limpieza de los desechos de las células.

La aguja se considerara una prolongación de los dedos del fisioterapeuta gracias al denominado efecto “varilla”: la aguja entra y sale del punto de gatillo, y con la misma aguja se aprecian los cambios en la firmeza de los tejidos e incluso si la aguja ha acertado o no en la ubicación del mismo. Es importante destacar que no se infiltra ningún tipo  de sustancia.

Otras terapias

Adicionalmente, bajo demanda, podemos aplicar, si es necesario, otro tipo de terapias más personalizadas de las que podremos informarle gustosamente en persona.

Si usted necesita una terapia determinada, por favor, llame o pida cita y trataremos su dolencia con toda satisfacción.